Alerta en la Línea 12

Alerta en la Línea 12


Por Fernando A. Crisanto el 2021-05-11

El pasado 8 de mayo, informó la jefa de Gobierno de la Ciudad de México que se indemnizará con 650 mil pesos a los deudos de cada fallecido en la tragedia de la Línea 12. También dijo que de manera inmediata se les dará 50 mil pesos a manera de apoyo para atender los gastos urgentes que muchas de las 26 familias están enfrentando en estos momentos.

Dijo la doctora Claudia Sheinbaum que “el Gobierno de la ciudad y con base en la Ley de Víctimas está trabajando un programa mayor de apoyo, este programa se basa, en distintas características, pero estamos trabajando con ellos en apoyarles en muchas otras cosas.

Del mismo autor: Visos de la derrota


Algunos de ellos requieren empleo, algunos dejaron hijos pequeños que necesitan becas para sus estudios, algunas otras personas tienen algunos otros problemas de enfermedad a los cuales se les está apoyando, además de la labor que haga la propia Comisión de Víctimas de una valoración integral de la reparación del daño que finalmente está establecida por ley en el país y en la Ciudad de México".

Pero hay algo en lo que deberán pensar las autoridades de la Ciudad de México, el 19 de diciembre de 2010 hubo una explosión en San Martín Texmelucan que arrasó con una centena de viviendas y mató a 29 personas.

La explosión se dio por una toma clandestina.

Pemex hizo el correspondiente control de daños e indemnizó a cada familia, tanto de los que perdieron su casa como a los deudos de los 29 fallecidos.

Unos días después de entregado el numerario, familiares de cada uno de los 29 muertos comenzó a recibir una visita por parte de un grupo criminal con sede en Tamaulipas. Traían fotocopias de las listas de entrega del dinero por parte de la paraestatal.

Del mismo autor: 2024, es el objetivo


El trato era sencillo, entregar en su totalidad el dinero recibido por parte de Pemex y a cambio dejarían en paz a las familias. Si no entregaban la cantidad, los desaparecerían. Y así comenzó la colecta criminal. No pocos huyeron de San Martín Texmelucan. Los que se atrevieron a denunciar el ilícito recibieron la sugerencia de que mejor se fueran de Puebla.

Los expertos advierten que en el caso de la Línea 12 están servidas todas las condicione para que pase algo similar y sospechan de tres grupos específicos: el cártel de Tláhuac, el cártel de Tepito y el Cártel Jalisco Nueva Generación.

Estas organizaciones tienen el conocimiento y el poder necesarios para dar con los domicilios de los deudos que reciban el apoyo del gobierno de la Ciudad de México.

Repetir la pesadilla de San Martín Texmelucan está latente.

El aviso está dado.

   

De las anécdotas que se cuentan

El 4 de mayo, la Ciudad de México amanecía con la tragedia de la Estación Olivos de la Línea 12 del Metro y todavía faltaban desenlaces fatales por contar, considerando que en distintos hospitales públicos y privados había heridos graves que luchaban por su vida.

En esas andaba la capital cuando un tumulto de usuarios de las redes sociales comenzó a subir imágenes difuminadas de la zona colapsada.

Del mismo autor: Nuevos riesgos de la L-12 del Metro


Efectivamente, Google Maps enviaba imágenes borrosas del lugar y los puntos “eliminados” eran justamente adonde se apreciaban fracturas en la construcción.

Las vías de la Estación Olivos eran las más “borradas” o para ser precisos, las que presentaban una huella que impedía observar el punto de colapso. La verdad es que la precisión de lo difuminado era tan alta que costaba mucho trabajo aceptar que era un error.

Pues efectivamente, Google México envío mensajes señalando que era un “error técnico” lo que estaba ocurriendo. Y, “las imágenes en Street View del incidente ocurrido en la Línea 12 del Metro, confirmamos que el difuminado responde a un error técnico posterior a la captura de las imágenes”.

Claramente escondiendo la mano, la empresa “recordó” que “es posible observar imágenes no difuminadas del lugar utilizando la función de ‘Time Machine’ o avanzando hacia adelante o hacia atrás del recorrido”.

La empresa se movió rápidamente y el “error técnico” desapareció.

Lo que ocurrió en el caso de la Estación Olivos debe quedar como constancia de la forma tan peligrosa de la que dependemos de la tecnología: literalmente, si no se establecen acciones de supervisión como la que hicieron algunos ciudadanos, hay tramos de cualquier historia que desaparecerán.

¿A quién benefician esas desapariciones? Es pregunta difuminada.

fcrisanto00@yahoo.com.mx

Twitter @fercrisanto

Facebook: Fernando Alberto Crisanto

 

*AR