¿Faltan 3 años?

¿Faltan 3 años?


Por Fernando A. Crisanto el 2021-10-13

Somos algunos los ingenuos que creemos aún que falta mucho para la sucesión presidencial y contamos que para 2024 faltan tres largos años, la realidad es que si bien nos va faltan dos para que haya precandidatos definidos.

Revisemos, las elecciones serán el primer domingo de junio de 2024, la campaña formal empezará en la primavera, pero hay precampañas internas y en realidad habrá presidenciables, de Morena y el resto de los partidos, en el otoño de 2023.

Del mismo autor: Ahora son ¿las universidades?


Lo cierto es que la sucesión está aquí y faltan cuando mucho dos años y por ello desde Palacio Nacional se vive ya en pleno proceso sucesorio, como ocurrió siempre en los sexenios priistas, sólo que entonces había tapados y todo era escondido bajo otras reglas en las que sólo uno decidía, el presidente de la República.

Hoy, hay corcholatas y todas están abiertas al escrutinio público.

Por ejemplo, el presidente Andrés Manuel López aseguró ayer que no tiene a ningún candidato preferido para las elecciones del 2024.

"Te digo, no tengo a ningún preferido, a ninguna preferida; hablando de pluralidad, quien lo va decidir en su momento es el ciudadano", dijo López Obrador.

Previamente, el presidente sonrió cuando se le preguntó directamente si su candidata para sucederlo es Claudia Sheinbaum, Jefa de Gobierno de la Ciudad de México.

Un hecho significativo se dio en la gira por Tláhuac “donde usted le levantó la mano a Claudia y manda una señal que se entiende políticamente como que usted ya la está respaldando abiertamente para la sucesión. ¿Se puede afirmar que Claudia es su preferida para sucederlo?”, le preguntaron al inquilino de Palacio.

"Este... (López Obrador sonríe a su gabinete y se sonroja). Está buena la pregunta", respondió.

En la mañanera de Palacio Nacional, sugirió además que el candidato de Morena se defina a través de una serie de encuestas, con lo que manda al cesto de la basura la propuesta de Ricardo Monreal en Quintana Roo el domingo pasado, de que el proceso de selección debería ser una elección primaria interna en el partido.

Del mismo autor: Los retos del PAN


Será por encuesta como se elija al candidato de Morena para suceder a López Obrador y la opinión del presidente será la que diga quién gana dicho “estudio demoscópico”.

"La gente está muy despierta, se hace una encuesta, dos, tres y se ve quién es quién y se soluciona el problema. Es el método que yo considero más conveniente, lo otro es que haya insaculación para los pluris en las listas, porque quedaban siempre los achichincles, familiares", mencionó.

"Eso en su momento se va resolver, yo creo, y no sólo para Morena, para todos los partidos, que no haya imposición; para eso están las encuestas. El pueblo sabe quién es quién, que se le pregunte al pueblo".

López Obrador dijo estar contento porque existen mujeres y hombres con capacidad para continuar con su obra de la transformación del país.

"Yo no debería estar tratando este asunto, pero estoy contento porque hay relevo generacional. Lo que dije lo vuelvo a refrendar: sería lamentable que no hubiese gente con capacidad, mujeres, hombres hay muchísimos para continuar con la obra de transformación y eso en su momento se va decir", sentenció.

El presidente López Obrador lo dijo ya, su partido elegirá candidato o candidata por encuesta, la cual se revisará desde Palacio Nacional y para llegar a ese momento faltan sólo dos años, de aquí en adelante todo lo político irá en ese sentido y en el caso de la elección de candidatos a gobernadores, como Puebla, los plazos son paralelos.

En otoño de 2022 habrá candidatos a la presidencia y a las gubernaturas, al tiempo.

 

De las anécdotas que se cuentan

 

Las autoridades de Salud en el estado de Chihuahua encendieron las alarmas, según sus estimaciones, el veinte por ciento de los deportados mexicanos por Ciudad Juárez, tienen Covid-19.

La autoridad estimó que todos los días, en Ciudad Juárez hay unos 800 deportados en albergues federales y alrededor de cien, en un hotel al que rentan como complemento.

Un número sencillo es suficiente para entender la magnitud del problema.

Del mismo autor: ¿Habrá Primor?


Alrededor de 160 deportados por día, tienen Covid-19. Con esa cifra cabe preguntarse cuántos de ellos desarrollarán una variable crítica de la enfermedad y cuántos requerirán de atención hospitalaria, aunque no de terapia intensiva.

Es de suponerse que el gobierno de Chihuahua recibe algún apoyo por parte del gobierno federal para atender semejante avalancha de enfermos, incluyendo la renta del hotel que funciona como albergue y clínica.

Valga una obviedad, si este caso ocurre en el estado de Chihuahua, habrá que preguntarse en cuantos puntos del país sucede algo similar, en dos sentidos; es decir, de mexicanos deportados desde Estados Unidos y de centroamericanos que son deportados desde México.

Por décadas, cruzar la frontera ha sido un ejercicio de enorme riesgo, por distintos peligros que se presentan en semejante travesía.

Se cuentan por docenas a los mexicanos que viven en Estados Unidos que señalan la misma conjetura, cada década, el inmigrante ve cómo se multiplican las amenazas para cruzar al Río Grande.

Y ahora, hay que agregar al Covid-19 como un incómodo compañero de cruce, que puede cobrar con la vida el intento por querer tener un ingreso para los suyos, a miles de kilómetros de distancia de ellos.

fcrisanto00@yahoo.com.mx

Twitter @fercrisanto

Facebook: Fernando Alberto Crisanto

 

*ARD