AMLO, Frenaaa, Morena, María Elena Morera, Vicente Fox

¿Truco en el fiasco de la marcha del millón?


Por Juan Bustillos el 2020-10-26

En el evidente fiasco de la marcha del millón en apoyo del presidente López Obrador debe haber truco.

Ni él ni sus más cercanos y confiables operadores se atreverían a hacer el ridículo con una movilización tan escuálida después de crear la expectativa de que acudirían tantos o más de los que atendieron el llamado de María Elena Morera a protestar contra los secuestros cuando Vicente Fox era presidente y él, jefe de Gobierno de la Ciudad de México.

Según las autoridades capitalinas no fueron un millón, si acaso 5 mil 700 las personas que escucharon el llamado en las benditas redes sociales de marchar el sábado en su apoyo.

Fueron menos, mucho menos que las convocadas por el Frenaaa, pero más, sin duda, que los habitantes de las casas de campaña que aún permanecen en el Zócalo de la Ciudad de México.

A partir del incumplimiento de la promesa de los organizadores de movilizar a un millón de personas ¿debemos inferir que el presidente ha perdido la popularidad que, conforme a las casas encuestadoras, mantiene?

Si lo concluimos así corremos riesgo de incurrir en error. Con López Obrador no hay términos medios, se está a su favor o en su contra. La polarización es innegable; un alto porcentaje del país reniega, pero la mayoría está con él.

Los marchantes y acampadores del Frenaaa no permiten darnos idea de la magnitud del descontento nacional, pero tampoco los pocos que ganaron la calle el sábado con la promesa de ser un millón representan el porcentaje de creyentes del presidente.

Quienes están en contra del mandatario no suelen acudir a los llamados a marchar o participar en plantones prolongados. Lo suyo es renegar en privado, en la oficina, la mesa familiar o el bar; en la mayoría de las ocasiones ni siquiera acuden a las urnas.

La izquierda tiene la cultura de la protesta contra el gobierno, pero no la del apoyo.

No obstante lo anterior, creo que el fracaso de “La marcha del millón” no debe alegrar o envalentonar al Frenaaa 1 al Frenaaa 2 o a quienes supongan que el presidente empieza a perder el apoyo de sus fieles. Ni siquiera creo que le sorprendiera lo escuálido de la movilización ni le agriara el fin de semana.

Muy al contrario, es probable que el plan consista en hacer creer a sus adversarios, a partir del fiasco de la marcha sabatina, que ha perdido popularidad porque está en marcha la preparación del escenario para un evento que no deje duda del verdadero tamaño del apoyo popular a López Obrador.

Estamos a cinco semanas de que la Cuarta Transformación cumpla dos años en el poder. Podría ser que, si el coronavirus lo permite y no cobra aún 100 mil vidas mexicanas obligando al gobierno a tomar las medidas severas que se están generalizando en Europa, presenciemos una demostración del fervor popular al presidente del tamaño que él quiera o cree merecer, ante la cual los Frenaaa que existen o estén por organizarse desistirán de seguir retándolo en la vía pública.

Para políticos profesionales de la izquierda, como López Obrador, las marchas y los plantones son juegos de niños… cuando se trata de protestar.

Sin embargo, como priista de origen que es, el presidente sabe que se apoya en la calle a quien está cayendo y que sepamos, él no está en esa condición.

¿Para qué entonces marchas como la del sábado?

¿Para qué la monumental en preparación para el aniversario del 1 de diciembre?

*BC