En semáforo rojo temporal lucha de Javier Corral con López Obrador

En semáforo rojo temporal lucha de Javier Corral con López Obrador


Por Juan Bustillos el 2020-10-23

Javier Corral, de Chihuahua, es con Enrique Alfaro, de Jalisco, uno de los gobernadores más aguerridos entre los varios que se atreven a oponerse al presidente López Obrador.

En los últimos días el enfrentamiento de su gobierno con el federal ha tenido que ver con el agua que por causa de un Tratado internacional debemos entregar a Estados Unidos. Para López Obrador todo se reduce a una estrategia político-electoral de Corral que, sin embargo, se ha traducido en violaciones de la Guardia Nacional a los derechos humanos de quienes se han atrevido a luchar por el líquido de la presa La Boquilla.

A estas alturas es difícil dilucidar si a López Obrador o a Corral asiste la razón en esta lucha por el agua, pero es evidente que, con razones político electorales o sin ellas el gobernador suele ser belicoso y no es fácil domeñarlo.

Lo fue con Enrique Peña Nieto contra quien al final del sexenio anterior encabezó vistosas caravanas a la Ciudad de México por pretextos presupuestarias, pero también con Felipe Calderón con el que intercambió calificativos de “cobarde”, aún y cuando no era gobernador.

Con López Obrador el intercambio verbal no ha llegado a tanto si bien la de Corral es una de las voces más sonoras en la destrucción mediática de las relaciones de los gobiernos estatales con el federal.

Pero Corral tendrá que dejar un poco para después las batallas con el Centro para atender el grave problema que enfrentan los chihuahuenses, en especial la zona fronteriza con Estados Unidos, por el regreso del semáforo rojo a causa del incremento de contagios de coronavirus que dará pie necesariamente a la restricción del tráfico vehicular, cierre de negocios y eventualmente a medidas drásticas como la imposición de la ley seca y toques de queda nocturnos generalizados, como el ya decretado en Ciudad Juárez, de las 22 horas a las seis de la mañana.

Por si fuera poco, a causa de la falta de equipos de protección e insumos, en la capital estatal y en Parral y Creel, la sección 52 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Secretaría de Salud convocó a una asamblea general de brazos caídos que se materializará en la no recepción de contagiados por el virus.

Este problema, aunque no tiene origen en su gobierno, sino en el central, afecta a los chihuahuenses.

En lo que dura la emergencia Corral deberá estar concentrado en sacar adelante a Chihuahua y poner en semáforo rojo temporalmente sus diferencias con el gobierno de López Obrador.

Ya habrá tiempo para reanudar la lucha política con el Centro, aunque no podemos descartar que en estos momentos de emergencia se agrave, dependiendo de la actitud del secretario de Salud, Jorge Alcocer, dado que la asamblea permanente de brazos caídos de los trabajadores del sistema de salud tiene que ver con su dependencia, y es previsible que l única respuesta que el gobernador reciba sea una larga diarrea verbal del subsecretario Hugo López Gatell.

*BC