Temporada de frío en Puebla: cosechas en riesgo por heladas

Temporada de frío en Puebla: cosechas en riesgo por heladas


Por Mtro. Fernando… el 2020-10-07

Es largo el historial de afectaciones y pérdida de cosechas en diversas regiones de nuestro estado. Por sus características geográficas Puebla es considerada como una entidad de alto riesgo por heladas que, cada año, suelen impactar severamente la producción agrícola y ganadera.

Quién no recuerda la helada del 2010, que arrasó con 36 mil hectáreas de cultivo en la Sierra Norte y Nororiental y en la zona de Libres. En aquel año se perdió el 10% de la cosecha de café. O las casi 8 mil hectáreas afectadas en 2013 que impactaron los cultivos de 62 municipios en esta misma zona.

Más recientemente, en 2018, el descenso de la temperatura afectó alrededor de 8 mil hectáreas de cultivos en 15 municipios de las sierras Norte y Negra. Más de 2 mil productores de café, aguacate, higo, hortalizas, chiles y avena perdieron sus cosechas debido a las heladas que se registraron entre el 12 y el 17 de enero de aquel año.

Para esta temporada el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) ha pronosticado que entre septiembre y mayo de 2021, ingresarán al país 54 frentes fríos y 14 tormentas invernales, afectando principalmente regiones como la Sierra Norte, Sierra Nororiental y los municipios situados a las faldas del volcán Popocatépetl. El SMN indica que, como cada año, las heladas tendrán una mayor incidencia durante los meses de diciembre y febrero próximos. Recordemos que una helada ocurre cuando la temperatura del aire cercano a la superficie del terreno disminuye a 0°C o menos, durante un lapso mayor a ocho horas.

Lo preocupante de este pronóstico es que, según el propio SMN, en la mayoría de estos meses se espera un mayor número de eventos comparado con el promedio registrado en los últimos 40 años. Todas las previsiones coinciden en que esta temporada de frío será una de las más crudas en décadas debido a los efectos del fenómeno conocido como La Niña, que es el enfriamiento inusual de las aguas del Pacífico Ecuatorial. Según los expertos, este fenómeno favorecerá el descenso de la temperatura y el aumento de las rachas de viento frío en esta temporada invernal.

¿Qué podemos hacer ante esta situación? Como lo he dicho en varias ocasiones, las tres palabras clave ante situaciones de riesgo por desastre natural, son: prevención, solidaridad y resiliencia.

En lo relativo a prevención, además de estar pendiente de la información meteorológica difundida por los medios de comunicación, la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), en coordinación con el Centro Nacional de Comunicaciones de la SEGOB, recomiendan algunas medidas adicionales para la agricultura y ganadería en casos de heladas invernales:

Por ejemplo, designar un lugar, preferiblemente cerrado, en el que se pueda resguardar el ganado y las aves de corral, con alimento suficiente; y estar preparados para los periodos de ocurrencia de heladas tempranas y tardías. A los agricultores les recomiendan sembrar los cultivos en las fechas más propicias, evitando atrasarlas o adelantarlas, así como fomentar el cambio de cultivos de acuerdo con las características de cada zona en particular.

Respecto al tema de los seguros, sabemos que normalmente los gobiernos estatales cuentan con un seguro agropecuario en caso de desastres naturales, como huracanes o heladas. El problema es que cada año es lo mismo: cae una helada, se pierde la cosecha y el seguro tarda meses en pagar. Creo que ante el riesgo de tener que lidiar este año con un coctel explosivo de Covid-Influenza-Heladas, debemos al menos estar prevenidos y alistar apoyos adicionales para que las familias de los productores que vean afectada su producción por las heladas, tengan una respuesta inmediata.

*AR