Tus hijos sí te sacan canas; estudio de Harvard lo comprueba

Newsletter

A fin de cuentas nuestras madres no exageraron y parece que todas las que tenemos hijos vamos por el mismo camino y, es que sí te sacan canas, este estudio lo comprueba, así que estás a tiempo de bajarle dos rayitas al estrés o terminarás con el cabello blanquecino antes de lo planeado.

Pues, según los expertos el estrés es una de las principales razones por las que aparecen las canas, así lo explicó una investigación de la Universidad de Harvard en Massachusetts, pues se dieron cuenta que el cortisol, es decir, la hormona del estrés, interfiere en la producción de melanina.

TUS HIJOS SÍ TE SACAN CANAS

Cabe destacar que la melanina es la que se encarga de pigmentar el cabello y el cortisol bloquea sus efectos. Además, claro, de provocar otros problemas en la salud. Particularmente, cuando estás con nervios repetidos los folículos se debilitan y se libera noradrenalina, una hormona que agota las reservas de color del cabello.

Por su parte, Ya-Chieh Hsu, profesor en Harvard, destacó:

“Después de unos pocos días, se perdieron todas las células madre regeneradoras de pigmento. Una vez que se han ido, ya no puedes regenerar pigmentos. El daño es permanente.

Te puede interesar: ¿Qué hacer cuando tus hijos se sientan solos?


Según, la Dra. Lindsey A. Bordone, quien es dermatóloga, en la Universidad de Columbia en Nueva York, declaró durante una entrevista en Healthline:

 “El cabello gris es causado por la pérdida de melanocitos (células pigmentarias) en el folículo piloso. Esto sucede a medida que envejecemos y, desafortunadamente, no existe un tratamiento que pueda restaurar estas células y el pigmento que producen, melanina ”.

Desde luego, el estrés por la crianza de los hijos, no es la única razón por la que aparecen las canas, hay otros factores: como fumar, ausencia de proteínas, uso excesivo de productos químicos y, claro, la herencia genética, que al final van a determinar si las canas aparecen incluso antes de los 30. De ahí, que es importante no sólo tomar calma sino también cuidarse por fuera y dentro.

*BC